Prospectiva en América Latina: hacia una definición no-lineal de la disciplina.

Ver hacia el futuro, predecir lo que va a suceder para cambiar las cosas antes de que algo no deseado suceda, es una aspiración presente en la humanidad durante diversas etapas de la historia y con distintas civilizaciones, dicha búsqueda ha abarcado intentos desde lo esotérico, lo religioso, hasta prácticas proto-científicas, como en los ensayos de los alquimistas. Los primeros avances en el conocimiento de la astronomía permitieron a las personas encontrarse con la oportunidad de definir el tiempo y estimar un evento planetario antes de que este sucediera, un claro ejemplo de ello son los calendarios del sol y la luna.

Es interesante, tratar de comprender el gran poder e influencia simbólica de las personas que podían prever el comportamiento de las fases de luna, de las mareas, inclusive hasta de algún eclipse, sin duda, tuvieron la oportunidad para decidir con relación a los cultivos, la navegación, la cacería y las ceremonias. Este tipo de anticipación a eventos o prospectiva, no pudo ser antes sin la observación, la observación fue su origen, permitió su validación práctica y dio la maestría para la preparación de las actividades humanas que eran afectadas por los fenómenos. Es muy posible, que personas se especializaran en dichas artes o destrezas y fueran reconocidas por ello. Tal poder sobre su conocimiento suponía una ventaja o recurso para el pueblo que lo tuviera a su servicio, cuestión que le dio el carácter estratégico en tiempos de guerra.

De esta forma, se reconoce a este tipo de conocimiento prospectivo como una fuente de influencia de mucho interés para las personas en el ejercicio del poder que no querían dejar de tenerlo, lo que vuelve necesario la constitución de esquemas de control, restringiendo el acceso a la información y saber estratégico. Con base al anterior supuesto, es que se configuran los principales sistemas racionales de ideas en las sociedades occidentales, mismos que necesitaban mantener el control de su poder durante los procesos de colonización por sobre otros esquemas de interpretación en las épocas de expansión imperial.

En la actualidad, estos esquemas de ideas persisten tanto a nivel individual como organizacional, las estrategias de supervivencia sugieren tratar de equivocarse lo menos posible  y para esto el acceso al conocimiento prospectivo es fundamental, como con el caso de las finanzas, ya sea para generar ingresos, para usarlos de manera a que alcancen, invertir para la generación de capital o ahorrar. En cualquiera de las opciones anteriores tanto las personas como las empresas van a tener que suponer un estado futuro, imaginarlo, ver que caminos se deben de tomar y suponer que podría ocurrir si determinada situación sucede.

Las herramientas para poder ejercer la prospectiva provienen de diferente orden de acuerdo a dos grandes categorías, las de índole lineal y las de naturaleza no lineal. Se comprende a lo lineal como aquellos instrumentos basados en modelos matemáticos, en dónde a través del estudio a partir de la frecuencia en una serie de eventos, se puede establecer una tendencia en la aparición de fenómenos, esté tipo de método para la prospectiva es el más usado dentro del sistema racional de ideas predominante. Por su parte, con respecto a la prospectiva desde un enfoque no lineal, es difícil ubicar un modelo previo cómo tal, su desarrollo ha sucedido muchas veces desde espacios empíricos y no ha habido alguna sistematización concreta del método a seguir, cabe señalar que la herramienta de Análisis de Coyuntura podría ser lo que se aproxime en el diseño de escenarios prospectivos.

El uso de los modelos probabilistas y lineales, sugieren la predicción mayormente aceptada en el pasar de los años pero a su vez han sido determinantes del molde para la realidad que se construye día con día, en el espacio de la cotidianidad. Según el matemático Nícolas Taleb, los modelos estadístos-probabilísticos suponen la negación de eventos aleatorios de alto impacto que no siguen ningún orden, lo que representa  la negación de una cualidad esencial en la realidad; la dualidad  de los opuestos, el ser humano en sí mismo es contradictorio al igual que la materia (Con respecto a los avances de la física cuántica y el descubrimiento de la anti-materia). Los modelos interpretativos lineales no pueden caer en la negación de las aproximaciones no lineales de la realidad, más bien deben ser complementarios.

En el campo de la organización social y económica, la prospectiva se presenta como una herramienta para tomar decisiones, por ejemplo, se evidencia con el trabajo del Profesor Taleb como en el comportamiento de los mercados pasan cosas inesperadas que se escapan de los modelos de predicción lineal y que tienen un alto impacto en las reglas del juego, es decir, modifican los ámbitos de decisión. Por tanto, dicha disciplina no puede ser una camisa de fuerza que determine al sujeto en un único espacio de actuación, marcando hechos y situaciones cómo imposibles, desestimando la casualidad y el azar, más aún si lo considerado como imposible muchas veces ha sido posible y esto ha cambiado el mundo en que vivimos y la forma en que pensamos, en numerosas ocasiones.

Las anteriores disertaciones plantean las limitaciones reales de un modelo líneal en la disciplina de la Prospectiva y el sesgo que se tiene frente a una realidad compleja y holística. De acuerdo con lo anterior, se vuelve necesario darle campo a la imaginación cómo una propiedad del ser humano dedicada a visualizar, soñar, confiar y temer. La confianza y el temor son condicionantes de la actividad humana que configuran y transforman el espacio, definitivamente influyen en alcanzar escenarios planificados (Visualizados o soñados). La imaginación, expresada muchas veces mediante la ciencia-ficción, ha demostrado lo que pensadores de antaño creían podía ser la realidad de nuestros tiempos, aciertos inclusive particularmente bastante aproximados se pueden revisar hoy en día.

Es importante considerar que el pasado sin duda alguna es el mayor compendio de información insumo para corregir la acción y diseñar estados visionarios de bienestar a los cuáles se quiere llegar, la clave esta en cómo se analiza y en que se concluye. Es por consiguiente que una acertada, amplia y detallada caracterización de la realidad actual puede conllevar a la formulación de un nuevo conocimiento prospectivo en forma de (Teorías, Métodos y Técnicas) que le permitan al ser humano incidir en sus posibilidades. No se puede negar que el mundo donde vivimos es un resultado de la actividad humana presente, por tanto se debe considerar a las implicaciones de la acción humana cotidiana cómo el objeto de estudio de la disciplina de la prospectiva.

Es momento de señalar, acciones humanas en el contexto latinoamericano que pueden permitir el diseño de escenarios prospectivos para la toma de decisiones catalogadas a nivel de gobierno, empresa, de organizaciones o de individuos.

No se puede empezar a estudiar el marco de interpretación para la propuesta no lineal de Prospectiva, sin dejar de lado un requisito de carácter axiológico y es el objetivo de mejorar la convivencia entre los habitantes de los territorios latinoamericanos a través de esta disciplina, garantizando el bienestar de todas las formas y modos de vida. Para esto, más que nunca, se aspira a reducir los niveles de violencia, promover la incorporación de las personas a la economía, proteger el medio-ambiente y los ecosistemas, fortalecer las capacidades de trabajo en conjunto para emprender proyectos como comunidades, empresas, regiones, sociedad y sociedades.

Hoy en día, se pueden nombrar una serie de problemas comunes en nuestros países y no es por casualidad, hay patrones concretos y definidos que comparten su “imposibilidad” de ser solucionados en el corto y mediano plazo. La incapacidad para resolver lo que afecta las sociedades latinoamericanas no es solo del gobierno, le compete a las empresas, a las organizaciones  y a los individuos. Ha existido una tendencia histórica a esperar que alguien resuelva las cosas por nosotros (A raíz del rol concebido del político o representante) pero esta clase ha dejado demostrado su incapacidad técnica, por lo que se debe cambiar el imaginario individual  y social en el marco de su capacidad para contribuir a realizar las transformaciones que se requieren (Acciones cotidianas para la consecución de escenarios ideales), dándole paso estrictamente al ejercicio de la prospectiva en espacios ciudadanos de participación (Cómo un espacio disciplinar propio más allá de ser solo un componente perteneciente a la Planificación de largo plazo).

La desigualdad se ha institucionalizado, así lo ha señalado en su trabajo Franz Hinkelammert, las posibilidades para la incorporación económica no son iguales las que tiene alguien perteneciente a un estrato social bajo para emprender una actividad económica formal y rentable a alguien que se ubica en un nivel más alto, con acceso a capital para invertir, sumado a ello, se debe considerar también el acceso al conocimiento necesario para que las cuentas de tales emprendimientos produzcan utilidad. Definitivamente en Latinoamerica, no se puede pensar con hambre, hay que salir a ganar lo que se necesita para subsistir (Cosa que conlleva un uso del tiempo excesivo, privándose del disfrute de los seres queridos y de la oportunidad de desempeñar otras actividades saludables), el sistema racional de ideas no permite que las personas tengan independencia y libertad para generar sus propios recursos, cualquier intento es marcado cómo indicadores de locura o en el peor de los casos supone algo informal, y a veces, no necesariamente lícito.

La clave para la liberación del ser en el mundo económico está en la conciencia de consumo, es necesario, como consumidores, establecer una noción de quienes son las personas que se enriquecen con ese dinero, si realmente lo necesitan, valorando otros productos similares pero hechos por alguien con una necesidad manifiesto de ese dinero para comer y sobrevivir, no para hacerse más rico. No se trata de revelarse e implantar otro sistema de economía cerrado, o de descartar del todo el uso de productos de grandes empresas, es más bien abrir la mente y darle un espacio al planteamiento sobre si la mejor forma para que exista mayor igualdad y por ende menos violencia, debe ser a partir de la valoración y apoyo de lo que el “Otro” tiene para ofrecer, basta con dedicarle una parte del dinero del consumo habitual, en apoyar a las personas que emprenden de diversas formas y lo intentan lejos del paternalismo del Estado.

Estás nociones alternativas, para solventar problemas de sobrevivencia prioritarios, como por ejemplo la generación de ingresos, son cuestiones sumamente complejas que son de conocimiento vivencial en la mayoría de personas, pero que no corresponde a las motivaciones e inquietudes comunes, del espacio cotidiano como lo comprendemos. Hay otros temas que se llevan la atención y el uso de la razón en espacios de discusión, tal vez por que las personas prefieren siempre olvidar y no recordar problemas que no han podido resolver y prefieren sustituir esos pensamientos con otras cosas más placenteras

En está América Latina, basta con hacer un ejercicio en el espectro de conversaciones cotidianas, en dónde un tema como el fútbol abarca a la mayoría de la opinión pública, el ejercicio discursivo a propiciado el estímulo de la memoria en datos estadísticos e históricos del fútbol, el desarrollo de pensamiento estratégico en el diseño de jugadas, los análisis psicológicos del comportamiento grupal e individual, el análisis de los mercados alrededor de los productos asociados con el fútbol, la noción de la necesidad política en cooperación de distintos países para eventos importantes. También, es de la opinión de la mayoría, nociones acerca de la audiencia masiva que de no ser por esta vía, cualquier persona sin formación educativa se encontraría con dificultades para entenderlo.

Este caso permite observar cómo el deporte del fútbol, es una actividad que puede enseñar cosas más allá de quién ganó o quién perdió. En su lugar, más bien se da una muestra acerca de cómo los medios de comunicación se apropian-educan a la opinión pública, (Cosa que sucede desde la invensión y difusión de la televisión), y haciendo uso de herramientas como la  programación neurolinguística se genere en la gente ideas de necesidad, en que pensar principalmente: pensamientos de consumo /pensamientos placenteros( como una forma de escape a la realidad). En resumen, se tiene cómo resultado que al final, las personas conocen de estrategia, psicología, organización, negociación, mercadeo, etcétera, pero estos conocimientos no tienen un uso funcional para otras áreas de sus vidas, en su lugar, tienen una mayor incidencia las ideas de consumo puestas por los patrocinadores que pagan a los medios su espacio, y con ideas preparadas a la espera de hacer que las personas adquieran sus productos como una necesidad.

Como señala Ausubel, el aprendizaje es significativo y lo anterior es una prueba de ello, aquello que nos motiva  permite aprehender y generar conocimiento, a raíz de esto, cabe señalar aquello que hoy en día no es significativo en el mayor de los casos, como las conversaciones de las personas para discutir un proyecto político, esta apatía resultado de una serie de eventos similares de corrupción de la clase política en la administración pública, conllevan a que la representatividad a través de la elección popular quede relegada más allá de una conciencia crítica de lo que mayor conviene a una simple acción clintelar de lo que el votante pueda recibir a cambio. Esta es una evidencia de un costo de oportunidad sobre la preferencia de las temáticas cotidianas pensadas y socializadas, su alcance en mejorar la convivencia y la ciudadanía versus la dedicación cómo meros espectadores a conversas acerca de lo que aconteció en el “Coliseo Romano“.

El problema político que se comparte en el “Nuevo Mundo” es solo un tema que se puede desarrollar desde diversos puntos de vista y análisis, pero sin llegar hasta lo complejo y con un acercamiento muy simple, se puede definir como la falta de operación técnica correcta de las instituciones establecidas, el desacuerdo y división política de los grupos de poder representados en  espacios de decisión  prioritarios como los parlamentos, la ineficiencia en la aplicación de la ley, en la ejecución de los recursos, el endeudamiento del estado y la integración entre los países de la región para la cooperación en los problemas comunes.

Y no solo se debe hablar en términos prospectivos de cuestiones de carácter antropológicas, cuando es el medio que nos rodea nos el que nos determina. Se puede observar cómo el impacto de eventos naturales tienen una mayor afectación debido a la acción del ser humano en la explotación histórica de los recursos naturales, claramente agotables. Es espacio de conocimiento, inversión e innovación para las empresas hacer productos que no contaminen el ambiente, así como por parte de las personas consumidoras evitar aquellos que lo hacen. El plástico por ejemplo debería ser prohibido en cualquier ámbito de manufactura que no garantiza su re-utilización al menos.

El conocimiento de las propiedades de diversos organismos suponen la oportunidad de dirigir la formación de las personas al estudio y la generación de conocimiento público y gratuito para la población, trabajos que pueden ser remunerados y que pueden coexistir de forma sostenible con el disfrute de la observación con fines lucrativos (Turismo).

Es por lo tanto, de forma clara y concisa que la educación es el medio por el cuál se forman las futuras mentes de los futuros ciudadanos, En nuestro contexto, interesa partir del trabajo de Pablo Freire cuando desde su Pedagogía del Oprimido revisa los esquemas de formación educativa de su época, lo que conlleva en la misma línea hoy a revisar: ¿Que calidad tiene la educación en nuestros países?, ¿Cual es su nivel de acceso o cobertura? ¿Hay diferencias entre los distintos estratos sociales? ¿Cuál es la visión que se tiene como sociedad de lo que debe ser la educación?¿Educación para cambiar y mejorar o educación para seguir siendo los mismos ante problemas que han cambiado? Este tema sin duda alguna, lleva a cualquier país de la región a la revisión de cuál es el tipo de habitante que desea, inclusive conlleva a pensar cómo desde las diferencias locales, históricas y contextuales, la educación debería tener la flexibilidad para ser verdaderamente útil, discutiendo la evolución prolongada de las ciudades Estado y las migraciones internas las cuáles hacen en los países latinoamericanos la concentración de la población en los centros urbanos y la carencia de oportunidades en los sectores periféricos.

Se ha establecido, en algunos sistemas educativos nacionales un uso de tiempo para la formación educativa principalmente de las personas menores de edad similar a los horarios en el mundo del trabajo habituales y no por casualidad, la educación está al servicio de la formación de personas bajo un concepto de productividad concebido desde el auge industrial occidental del siglo XX y que se encuentra desfasado de la productividad concebida en un mundo digital, que tiene su propio espacio y uso de tiempo. Aunado a ello, la automatización de procesos hacen que la respuesta mecánica de trabajos, muchos de ellos de índole burocrático puedan ser sustituidos o dejarse ver como necesarios.

La génesis o el epicentro del conocimiento relacionado a la tecnología, en algunos casos, se encuentran a muchos kilómetros y años de distancia entre los países productores de tecnología y los receptores, propiciando una nueva dicotomía, relación de dependencia y pérdida de capacidades autónomas. La educación bien podría dar un giro para la actualización y fortalecimiento del acervo de este tipo conocimiento en los lugares que se encuentran con pocas o nulas experiencias en el desarrollo de tecnología. Asimismo, la plataforma digital al alcance, junto con la dedicación e interés de las nuevas generaciones en expresarse mediante el ciberespacio, suponen la posibilidad de modificar los esquemas de estudio presenciales de las personas menores de edad y en consecuencia la posibilidad de una distribución conceptual en el mundo del trabajo diferente a lo que conocemos.

Recapitulando, desde lo cualitativo, contextual e histórico en los elementos que se hace alusión, la prospectiva debe poseer un punto de partida de una determinada situación preconsebida, por ejemplo con el caso de la “Desigualdad Social”. Si bien desde un criterio experto se puede establecer desde la teoría social, desde un enfoque marxista, que este fenómeno sucede a partir de la exclusión del acceso de personas a la propiedad privada y los medios de producción, y en esta época, el acceso a conocimiento. Tener propiedad privada, medios de producción y conocimiento permiten la generación de ingresos para la subsistencia y subsane de necesidades en el mundo material.

Se puede concebir en este mundo de necesidades que las personas hoy en día pueden prescindir de la propiedad privada y de los medios de producción pero no así del conocimiento para su subsistencia y este conocimiento va a establecer límites de acceso a recursos, propiciando diferencias entre trabajos calificados y no calificados, servicios profesionales, formales e informales, entre otros. Esta situación, contemplando el tiemplo y la tendencia supone cómo muchas personas al nacer, lo hacen ya en una situación desventajosa, no elegida, heredada, por lo que su único futuro proyectable para mejorar su vida, será sí y solo sí a través de la educación, la cuál les volverá en seres “Productivos y Remunerados” dentro del sistema.

De esta forma, en este mundo habitan seres humanos que son productivos y obtienen remuneración y los que no, por lo que la exclusión educativa supone el punto de apalancamiento para que por lo menos, las personas puedan vivir con condiciones humanas favorables, todo aquel que no lo esté sufre múltiples y variables degradaciones.

Desde la información lineal y tendencial, se puede establecer  el número de personas menores de edad de un país que abandonan el sistema educativo regular, esté número o absoluto o relativo supone como escenario en un futuro del mediano y largo plazo, la existencia de nuevas familias en las mismas condiciones y un crecimiento de la población previsto en ese contexto de dificultades.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Advertisements

Perspectiva ciudadana y su conflicto en los pueblos latinoamericanos: Un análisis desde el ser costarricense

La lejanía entre las palabras de los hechos. Esta ha sido la encrucijada que hace diferentes a las personas entre sí; las aleja y las determina. En distintos periodos de la humanidad, sobresalen innumerables situaciones conflictivas por causa de la falta de un diálogo establecido que entrelace acuerdos. Estamos acostumbrados a imponer nuestra voluntad por sobre las demás, tal vez porque aveces se ha de suponer, es la forma más sencilla de resolver las cosas.

¿Será que hoy en día, la humanidad ha avanzado hacia una mejor convivencia? Es posible que sí con respecto a otros periodos de la historia, aunque no se han resuelto del todo errores que se dieron en el pasado y que llevan a la propia destrucción. No se ha reconocido una característica de la realidad como tal: el contrario. La contrariedad nace del hecho que se afirma como tal, es la dialéctica en el espacio tiempo, en dónde el cúmulo histórico que cargan  las relaciones sociales configura la manera en que se toman las decisiones, cosa que sugiere el riego en que se incluye el olvidar los orígenes y los procesos de constitución de los pueblos, es una amenaza a los modelos de sociedad que se institucionalizaron y que rigen lo que supuestamente debemos ser hoy, como latinoamericanos.

El imaginario como tal no es el mismo, más aún cuando se es consciente de los grandes efectos que tiene la sociedad de consumo en la cultura. Es ahí en dónde se vuelven estratégicos los proyectos educativos que buscan la constitución de nuevas personas. La crisis institucional conlleva a valorar si en la práctica, ya es hora de cambiar aquellos instrumentos que no sirven o diseñar algunos otros que se aproximen al actual paradigma.

No somos mejores que otros animales o especies, a pesar de que hemos sido dotados de un órgano complejo y abstracto de pensamiento, los hechos cotidianos manifiestan que muchas veces rige el instinto ante la razón, es una sensación de ser superior al otro. Este mundo que cada vez más parece una arena en la que la violencia es el camino de la sobre vivencia, lo cual pone en riesgo constante a los sistemas de valores que conocemos y hemos aprehendido.

 

 

Acerca de los pueblos originarios

Abya-yala, esa tierra que prosperaba con su cultura, su ciencia, sus prácticas sostenibles, de grandes sabidurías, no estaba preparada para la maquina de terror occidental que transgrediría mediante la administración de la muerte a su población y la subordinaría consecuentemente a su mundo, de avaricia, de violencia, de suicidio ambiental.

Hoy palabras sobran, anhelos utópicos de un mundo diferente nacen en las personas jóvenes y perecen en las personas mayores fuertes de espíritu que llevan toda una vida de luchar contra la corriente.

Muchas -os han perdido la esperanza, el Estado tuvo amnesia de su complicidad con la historia de quiénes inhumanos despojarán de la vida a lxs guardianes de la madre tierra y se repitieron las mismas atrocidades, esas que se desisten a seguir ocurriendo por la perpetuación de estas anti personas profanas del curso armonioso de la vida.

No se devuelve la palabra, no se devuelve aquello que fue arrebatado, más bien se continúa con la participulación buscando aprovecharse de la explotación incoherente de la tierra, mediada por el capital inversor, que solo quiere enriquecerse más sin importar el cómo.

Sigue con vida la esperanza y rejuvenecida, en aquellos-as que de su corazón nace el espíritu de lucha, de protección por el vínculo que se siente con la naturaleza y que del mutuo respeto provee una relación armoniosa respetuosa en donde por una parte se perciben los frutos de la tierra y por otra, su protección ante la vigente amenaza de destrucción.

Ánimo pueblos originarios, uníos en la lucha por su legado.

La dimensionalidad del pensamiento

Lo abstracto, aquello que pensamos, recordamos e imagínamos pero que no necesariamente hemos vivido, comprende el vulnerable espacio de la interpretación.

Los contenidos axiológicos, simbólicos y emotivos que contienen las cosas, hacen de la comunicación una encrucijada cuando estos elementos tienen diferentes propiedades en las personas, cuestión que es común en la diversidad cultural de la naturaleza humana.

En una sociedad individualista y altamente competitiva, las tendencias luchan por anteponerse a las demás, y claro esta, el poder de la riqueza determina el acceso a los medios estratégicos para lograr su cometido, en la mayoría de ocasiones.

El escenario anterior, probablemente suceda en múltiples espacios sociales, lo cuál, requiere de atención y acción, que tenga como fin propiciar acuerdos en búsqueda de una sociedad más justa y solidaria.

El cambio como tal requiere de preparar estrategias que afecten paulatinamente aquellos lugares que son primordiales a futuro, como lo son los lugares de índole educativa, de los que la cultura individualista y competitiva ha impregnado ampliamente.

Hacia Una economía más solidaria

Las artes heredadas de la agricultura y la pesca como modo de vida se encuentran en una situación en la que no garantizan el bienestar de las personas que se dedican a ello.

La industria ha diseñado sistemas de explotación de los recursos cada vez mas autómatas, sintéticos y contaminantes donde el contacto entre el ser humano y sus alimentos cada vez se desplaza más del campo de la acción propiamente de trabajo a una que es meramente simbólica, facilitada por el dinero y la capacidad adquisitiva.

La transformación del campo en ciudad, cambia rápidamente la concepción sobre el uso de la tierra y ofrece actividades más especializadas que son mejor retribuidas en comparación con las prácticas de subsistencia que eran la base de una economía básica de intercambio justa pero insostenible para la generación y acumulación de riqueza, como lo fue en su momento el trueque.